• mujer
  • Guapa por dentro, más por fuera

    Afrontar la vida confiando en nosotras mismas y en que todo saldrá bien, tiene un efecto instantáneo en nuestro físico. Nuestro porte y nuestro caminar son radicalmente diferentes cuando en nuestro interior sabemos que tenemos los recursos necesarios para hacerle frente a la vida y que, si no es así, lograremos salir adelante pase lo que pase. Sabes cómo camina y cómo mira una mujer así ¿verdad?

  • Este año no me apunto a Pilates
  • Este año no me apunto a Pilates

    Vivo en un constante correr, sentir que no tengo tiempo, intentar llegar siempre al máximo número de objetivos en todos los ámbitos de mi vida y, por supuesto, sin disfrutar ni la cuarta parte de lo que estoy haciendo, porque estoy pensando en lo que estoy dejando sin hacer. En definitiva, yo digo que por muy bien que te organices no puedes hacerlo todo, principalmente porque todo tiende a infinito y tu cuerpo y las horas del día no lo hacen.  Si alguien tiene explicaciones más simples, por favor, coméntenlas libremente.

  • Pocahontas como la loca de los gatos
  • Destronando Princesas

    Sepan ustedes que: Hay un único príncipe en todo el reino; si lo pierdes no hay más. El príncipe es perfecto, no tiene fallos, no comete errores y, por encima de todo, no tiene miedo. Por último, cuando te casas, se acaba el cuento. A partir de ahí ya sois felices para siempre y eso, además de no tener ningún interés cinematográfico, significa que no hay problemas en un matrimonio comme il faut.

  • El perro más feliz del mundo

    Nemo es el perro más feliz del mundo. Bueno, al menos es el perro más feliz que yo conozco. Su dueña no para de mimarle y, todos los demás, cada vez que le vemos, hacemos lo propio: le tomamos en brazos, le protegemos de los demás perros, jugueteamos con él más que con cualquier otro… Él es feliz por todo esto y, sobre todo, porque no es consciente de su enfermedad. Él no se compara con otros perros, no se desespera cuando se cae trece veces en veinte metros, no se agobia pensando que los demás perros se ríen de él. 

  • Todo lo que deseas está al otro lado del miedo
  • ¿Quién dijo miedo?

    Esta mañana me he cruzado con una de esas frases redondas, cargadas de verdad y sentido que, al menos a mí, dan ganas de escribirlas en el espejo del baño para verlas a diario. Es esta: Felicidad es que lo que piensas, lo que dices y lo que haces estén en armonía”. Es, por tanto, que exista una coherencia entre nuestras ideas, nuestras palabras y nuestros actos. ¿Qué tal te resuena esto? ¿Es así de fácil vivir una vida feliz? Pues sí y no, me parece a mí.

  • No sabía qué ponerme y me puse feliz
  • Felicidad sintética

    Yo siempre he pensado que la felicidad es una cuestión de actitud, una voluntad personal de  ser feliz o no con lo que tiene, es decir, para mí la felicidad es una decisión. Según explica este psicólogo de Harvard, no es exactamente así, se trata de una facultad de nuestro cerebro: la habilidad para ser felices y preferir la opción inicialmente menos deseada.

  • ya no me estreso
  • Ya no me estreso

    Llega el verano, el calor, las terrazas, las piscinas y, mientras todos hablan de las vacaciones y los planes del verano, el estrés recorre tu cuerpo de arriba abajo.  ¡Todos los años igual! Justo antes del verano llegan las prisas, se acumulan las fechas límite y todo tiene que ser para ya ¿por qué? Porque sabemos que lo que no se haga ahora, queda prácticamente paralizado hasta septiembre. Tanto en el trabajo como con las amigas porque unas se van en Julio, otras en Agosto y “si no quedamos ya, no nos juntamos todas hasta septiembre”. Y así vamos, acumulando obligaciones, entregas y planes en un Junio que, sumado a los calores propios, nos va a llevar a las vacaciones en camilla si no hacemos nada por remediarlo.

  • Overthinking
  • Entrar en bucle

    Si bien es cierto que es importante usar la lógica, reflexionar y pensar antes de actuar, hay una diferencia sustancial entre esto y quedarse atascado en pensamientos sin salida. Cuando entramos en bucle, nuestros pensamientos giran hacia la negatividad y, al contrario de lo que pretendíamos, dificultan nuestra capacidad para solucionar problemas e interfiere con nuestra motivación e iniciativa. ¿Conoces esta sensación? ¿Esa impresión de que te va a estallar la cabeza porque no paras de darle vueltas a algo, que has mirado cada perspectiva y, finalmente, estás tan desorientada y confundida que lo único que haces es dar vueltas sobre lo mismo sin llegar a nada?

    Páginas