Ponte límites

ponte límites

Fuente de foto: http://www.flickr.com/photos/dkshots/7024427953

Este fin de semana ha sido de los más divertidos que recuerdo de los últimos años. Lo he pasado en Barcelona con tres amigas de la universidad con las que no tenía relación estrecha desde hacía muchos años, por lo que ha sido muy especial, más que como vacaciones, como reencuentro. En este par de días que hemos pasado juntas, hemos hecho un poquito de turismo y un muchito de confidencias y debate sobre nuestras distintas formas de ver la vida.

Uno de los temas más recurrentes en las muchas horas que pasamos hablando, fue la relación con los padres y con los suegros y lo necesario que es poner límites también en este tipo de relaciones. Yo no he tenido nunca un problema grave de intromisión por parte de mis padres, ni los padres de las parejas que he tenido a lo largo de mi vida, en mis decisiones ni en mi relación de pareja. No obstante, sí he comprendido al cien por cien lo que mis amigas contaban y me doy cuenta de cómo esa es sólo una parte del trabajo personal que cada una debemos hacer ante cualquier tipo de relación que mantengamos.

Me explicaré mejor; mis amigas me hablaban de cómo sus propios padres o los padres de sus parejas querían tomar parte en mayor o menor grado en las decisiones de la pareja, de lo difícil que es decirle a un padre o a una madre “hasta aquí” y, sobre todo, del hecho de que nuestros padres son, al fin y al cabo, humanos que no siempre saben atender a diálogos racionales y a quienes les puede costar mucho romper el vínculo de protección y cuidado con sus hijos.

Pero en definitiva ¿por qué nos cuesta tanto poner límites a nuestros padres o a la gente a la que queremos? ¿Por qué decidimos reducir nuestro espacio de libertad en favor del suyo aún en situaciones en las que no nos gusta hacerlo? Las más de las veces (obviando los motivos prácticos o económicos que pueden intervenir y aquí no vienen mucho al caso), responderíamos a esta pregunta diciendo que “no queremos que sufran” o “no queremos hacerles daño”. Yo por mi parte, creo que podríamos añadir una tercera respuesta, no tan consciente pero sí igual de común, que es “no quiero que su opinión sobre mí sea mala” o “no quiero defraudar sus expectativas sobre mí”. Las expectativas que creo que tienen, matizo.

Estas justificaciones nos llevan a restringir nuestro espacio de libertad personal, no sólo en favor de nuestros padres, sino en favor de nuestra pareja, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros vecinos y, finalmente, de la opinión generalizada, sin una necesidad real y, sobre todo, sin desear hacerlo realmente. Es cierto que nuestro espacio de libertad y de decisión no es infinito y tiene límites, naturalmente. No obstante, nosotras mismas lo hacemos mucho más pequeño cuando permitimos que este tipo de justificaciones (que no razones) pesen más que nuestra propia responsabilidad sobre nuestros actos y nuestras decisiones vitales.

Naturalmente, cuanto más cercana y querida es la persona, más difícil de solucionar son estos conflictos pero, en cualquier caso, es importante poder cuestionar cada vez, por qué dejo o no dejo que alguien externo a la situación forme parte de las decisiones de la misma. ¿Estoy cediendo porque necesito su aprobación o porque de verdad quiero que sean partícipes de la experiencia en concreto? ¿Cedo por miedo a que se enfaden o de verdad quiero conocer su opinión? Cada caso puede ser distinto pero, en definitiva, de lo que se trata es de comprender que, al fin y al cabo, la responsabilidad de que los demás se entrometan en nuestra vida es exclusivamente nuestra.  

Todos opinamos y juzgamos y, en muchas ocasiones, nos inmiscuimos en asuntos que no son de nuestra incumbencia; es algo que nos ocurre a todos. Pero el hecho de que sea una práctica común no implica que deba ser aceptada y mantenida, igual que debemos aprender a poner límites a la intromisión externa, debemos ser conscientes del efecto de nuestras (siempre bienintencionadas, claro) opiniones sobre los demás. ¿Os imagináis un mundo así, en el que vivamos siendo conscientes y responsables exclusivamente de nuestras propias decisiones? Yo aún soy un poco de opinar y de meterme, pero poco a poco, estoy aprendiendo a respetar los límites propios y ajenos ¿y vosotras, qué opinión tenéis sobre esto? ;)

 

¿Te ha gustado? Si es así, por favor, compártelo. También puedes seguir nuestros nuevos artículos en Twitter o Google+, nuevas fotos e infografías en Pinterest,  novedades, temas a debatir, sorteos, concursos, etc. en nuestra fan page de Facebook y, en nuestro grupo de LinkedIn, información de nuestra empresa,  gabinete de prensa, etc. ¡Os esperamos!

Comparte este post

Añadir comentario

También te puede interesar:

Método Rupturas:

¿Has roto con tu pareja? Entendemos cómo te sientes y te ayudamos a superar este momento difícil y recuperar tu vida.

Primer método en el mundo especializado en ayudar a las mujeres que han roto con sus parejas. Oferta exclusiva ¡120 horas de formación por sólo 15€ al mes (aproximadamente unos 20 USD)!

 

Los hijos ante la separación de sus padres

Psicólogos y Coaches

Te acercamos ayuda profesional donde estés. Atención psicológica completamente confidencial por videoconferencia, chat, email.

Si no eres del todo feliz, si necesitas motivación o si tienes algún tipo de problema o duda, ya sea por inseguridad, ansiedad, tristeza, dolor… no tienes por qué pasarlo sola. Queremos ayudarte porque hemos vivido experiencias parecidas.

 

Los hijos ante la separación de sus padres

Método hijos de padres separados

Si te has separado, protege y no lastimes la felicidad de tus hijos.

Un Método único para ayudar a hijos de padres que se han separado o piensan hacerlo.¡80 horas de formación por sólo 39€ (aproximadamente unos 54 USD)! Formado por 10 unidades que incluyen ejercicios, vídeos, reflexiones, etc. que te ayudarán a integrar la teoría en tu propia vivencia familiar.

 

Programa formativo Autoestima

Programa de Autoestima:

¿Crees que mereces más de la vida? ¿Te falta confianza personal?

Aprenderás a quererte más, a conocer tus puntos fuertes y débiles y a potenciar tus virtudes. Un exitoso método pedagógico con ejercicios, videos y contenidos de la máxima calidad al mejor precio de internet: 15 horas de formación por sólo 7,5€ (unos 10 USD).

 

Crecimiento personal

Programa de Crecimiento personal

Vive, experimenta, crece, cambia. ¡Nos encantaría ayudarte a conseguir una vida más plena!

Ya es hora de valorarte a ti misma.Consigue que tu vida florezca con este curso de una duración aproximada de entre 12 y 15 horas que podrás completar desde cualquier lugar por sólo 7,5€ (unos 10 USD).

 

programa corto meditación y relajación

Programa de Meditación y relajación

¿Estrés, ansiedad, sensación de agobio…?

Libérate de las tensiones. Aprende a relajarte, lo sentirás...

 

sobre nosotros

Quieretebien.com está dedicada al bienestar personal de la mujer y el hombre y es un punto de apoyo para superar los momentos difíciles que todas las personas tenemos: ansiedad, inseguridad, rupturas, depresión, estrés, duelo, infelicidad en la maternidad, soledad...

La vida puede ser maravillosa, no la malgastes, ¡Atrévete a cambiar!


Regalo Taza

Una guía practica para conseguir alcanzar tus metas en la vida. Ejercicios y artículos que te ayudarán a superar los obstáculos del día a día.

¡Únete a las miles de descargas de más de 100 países!


taza, piropos, tienda, quieretebien


Generico 250x250

GIF Evento 2 300x600

SS13 300x250

 

No somos las únicas emocionadas acerca de Quieretebien.com...

Miles de clientes de más de 100 países nos animan a seguir intentando mejorar la vida de las mujeres.